Paths of glory

Stanley Kubrick (1957)

 

Peliculón anti-militarsita, se ve que dio en hueso, estuvo prohibida en Francia durante casi 20 años después de su estreno en 1957 y en España no estuvo disponible hasta el 86. Senderos de Gloria es uno de estos clásicos que, en poco tiempo, con pocos elementos con una narrativa muy sencilla con todo muy a la vista consigue armar una historia que te deja mal cuerpo.

Dax, interpretado por Kirk Douglas, un coronel francés de la Primera Guerra Mundial se enfrenta a las órdenes de sus superiores que solo buscan su propia gloria. Este conflicto es el que vertebra toda la historia, de hecho, los soldados alemanes no aparecen en ningún momento. Lo que sí que aparece destacado es el lujo del que se rodean los altos mandos, mientras los soldados se pudren en unas condiciones de mierda. Un poco Jeff Bezos el tema

Al parecer Kubrick no quería que el final fuese tan crudo y propuso cambiarlo para que la ejecución de los tres soldados se suspendiera (USA! USA!). Aunque bueno, creo que cuando oyen cantar a la prisionera alemana y visto el contexto de toda la película se ve un poco de luz con ese detalle y refuerza esta idea de que al enemigo lo tienes de jefe y no es el pobre del país de al lado.

Lo mejor los travellings de los avances y las trincheras y la secuencia del fusilamiento.

Sí que la recomendaría pero no a todo el mundo, solo a la gente de mente abierta porque no queremos escuchar al típico cuñado que prejuzga una película por ser antigua y/o en blanco y negro. Y bueno, 3 estrellas sin saber explicar muy bien el por qué. Ni me ha encantado, ni me ha parecido un muermo.

LO QUE SÍ:

-Me esperaba un truño porque estoy harta de películas de guerras mundiales pero no fue así. Me sorprendió para bien.

-Que trata temas sobre ética y moral y muestra la absurdez de la guerra sin ser pedante ni obvia y eso me gustó.

-No sé por qué pero las películas antiguas me resultan entrañables y esta como no podía ser de otra manera me lo ha parecido. Me gustan solo por ser viejas. Cero criterio por mi parte pero qué le vamos a hacer.

-No te aburres, tiene un toque divertido y te hace pensar a menos que tengas el cerebro en standby. No es la típica peli de guerra.

LO QUE NO:

-No sé explicar por qué pero tampoco me ha encantado, es un feeling.

-Hay momentos que se me hacen pesados como cuando están en el calabozo esperando morir y tal o como el comienzo de la película que no me terminaba de meter en ella.

EL DATITO:

Fue prohibida en España por ser una película antibelicista (franquismo issues) y no fue reproducida hasta 11 años después. Bien de retrasito llevamos.

EL MEME:

Yo veo el león de la Metro-Goldwyn-Mayer y se me ponen los pelos de punta. Síííííi. Fan también de que el meollo de la película empiece en el minuto 1, al lío, la presentación de personajes y argumento todo a la vez. Se nota que Kubrick, además de dirigir, también mete mano al guión.

Yo comencé a amar el cine por culpa de Kubrick, qué típico ¿No? Y me vi todo. Senderos de gloria no la había vuelto a ver desde entonces (han pasado más de diez años) y qué maravilla, me ha vuelto a encantar.

Ay, Kirk, a ti también te adoro. No te olvido en El loco del pelo rojo, Espartaco o El día de los tramposos aunque en lo personal eras…cuestionable. Pero, chica, es que eras buenísimo en tu trabajo.

Volvamos a la película.

Las escenas bélicas son perfectas gracias al diseño de decorados y las justas ya que Kubrick, como hizo después también en Teléfono rojo y La chaqueta metálica, se preocupa por reflexionar sobre el aspecto psicológico de la guerra, de manera que la batalla nos es mostrada en escasas secuencias, mientras con detenimiento las conversaciones entre los militares o las dudas y miedos de los propios soldados ante la batalla o ante el consejo de guerra al que se enfrentan algunos personajes.

Qué fusilamiento tan largo, qué mal rato.

Sugiero el nacimiento de un nuevo género: Dramas polliles.

Si el cine bélico seguramente sea el género que más pereza me da, imaginaros en estos tiempos que corren lo que me apetece ver algo así. Y si a eso le sumas que la película es del 57, apaga y vámonos.

Durante la parte de las trincheras me ha venido a la mente 1917, que al menos me permitió disfrutar de la espectacularidad que ofrecen los medios actuales. En el caso de Paths of glory todas las escenas de guerra las veo lentas, pesadas y poco creíbles.

El resto de la peli al menos se aleja del campo de batalla y nos da otra visión de la guerra, lo cual he agradecido ligeramente. Al menos me ha hecho mantener cierto interés en el desenlace de los personajes. Aunque tampoco ha sido para tirar cohetes, porque como ocurre en casi cualquier cosa de esta época, los códigos son tan diferentes a los actuales, que hace imposible empatizar con esa gente.

Me deja cierta satisfacción por sumar un visionado más de Kubrick, pero poco más.

A %d blogueros les gusta esto: