Lock, Stock and two smoking barrels

Guy Ritchie (1998)

 

Sabias que… Antes de rodar el film y hacerse famoso,Jason Statham había practicado el mismo tipo de venta que su personaje… en la calle.

  • ¿QUÉ DESTACAS?

Tengo que dejar claro antes de nada que soy muy de Guy Ritchie. Esta se puede considerar el comienzo de una serie de películas que realizaría con temática muy parecida y que para mi son las mejores del director, Snatch, la hermana mayor con un gran Brad Pitt y Rocknrolla de menor calibre. Casi puedo enumerar todo lo que destaco refiriéndome al conjunto:

-Los diálogos rápidos, inteligentes, llenos de humor y cinismo. Son sublimes.

-La banda sonora no podría estar siempre mas acertada.

-El montaje tan característico de este director que hace que todo fluya un ritmo trepidante.

-La caracterización de todos sus personajes es fantástica.

-Una trama no demasiada compleja, pero plagada de giros y que nos dejara un final que a mi personalmente me encanta.

-Y la magnifica interpretación de Jason Statham.

  • ¿QUÉ NO TE CONVENCIÓ?

Creo que cumple con su intención de ser entretenida a las mil maravillas, entonces como tal no puedo destacar algo que no me convenciera. Pero si hablamos de porque no puedo darle las 5 estrellas o considerarla una grandisima película es porque carece de ninguna profundidad.

  • MEJOR MOMENTO

La escena del comienzo, vendiendo en la calle, me parece brutal y marca lo que te vas a encontrar el resto del film.

  • ¿QUÉ OPINARÍA TU CUÑADO?

Ayy! si es que hay que estar siempre al tanto con los catálogos de antigüedades.

Gran descubrimiento el que nos atañe esta vez en El Club del Cine. La cinta nos va presentando diferentes historias a partir de los protagonistas de ésta. Sin demasiada conexión entre ellas en un principio, la historia se va cerrando sobre sí misma como si de una espiral se tratara, dando lugar a que las diferentes historias se conexionen, cada vez más, hasta llegar al apoteósico final.

Pese a no contar con un presupuesto abultado, la fuerza de la película reside en conseguir que el ritmo, apoyado por un gran guion y una banda sonora que acompasa perfectamente los momentos importantes, no decaiga en ningún momento, haciéndote partícipe de ese círculo que se va estrechando mientras las diferentes historias se entrelazan entre ellas.

  • ¿QUÉ DESTACAS?

Como ya se ha comentado, me parece que cuenta con un gran guion, al cual se suman una muy buena ejecución y una banda sonora a la altura de éstas.

Los diferentes toques de humor negro, una constante a lo largo de toda la cinta.

  • ¿QUÉ NO TE CONVENCIÓ?

La verdad es que no hubo nada que no me convenciera. La cinta está muy bien ejecutada y la trama está bien planteada y resuelta.

  • MEJOR MOMENTO

La escena final, la última vuelta de tuerca que faltaba.

  • ¿QUÉ OPINARÍA TU CUÑADO?

Vaya panda de delincuentes, menos mal que con el Brexit les vamos a tener a todos bien lejos. Ahí se queden con su lluvia y tacitas de té, que sólo te tenías que encargar de una cosa y se te olvida macho. Luego querrán venir a Benidorm a tostarse y saltar desde los balcones hasta que se maten. Selección natural.

Si hubiera escrito esta crítica justo tras acabar la película, probablemente tendría más nota. Pero han pasado un par de días y ya se ha desinflado, y eso nunca es buena señal.

No es una peli más de gangsters, si no igual tendría todavía menos nota. Tiene un toque original que la distancia un poco del género gracias a sus personajes, su humor y su enrevesada trama.

¿Entretenida? Sí. ¿Memorable? No. ¿Graciosa? A ratos. Si estás ocioso te puede valer para echar la tarde, sobre todo si te gusta la temática.

  • ¿QUÉ DESTACAS?

Lo pringados que son la mayoría de personajes (y lo bien interpretados que están), que se ven claramente sobrepasados por la situación. Pobres diablos que por ganar un poco de dinero fácil se ven envueltos en una trama que definitivamente está por encima de sus posibilidades, lo cual nos trae momentos bastante divertidos y que rozan la parodia. La película no se toma demasiado en serio y eso mola, me quita presión como espectador y me hace disfrutarla más.

Como colofón a eso mismo tenemos el final, que pese a rozar lo absurdo deja un cierre bastante redondo y satisfactorio, en el que me he reído y he acabado de ubicarme con algunas de las tramas que estaban abiertas y que me tenían un poco desconcertado.

  • ¿QUÉ NO TE CONVENCIÓ?

Un poco desconcertado por decir algo, porque una vez más, con el cacao de personajes clónicos que tenía, he pasado más tiempo intentando descifrar quién era quién que atendiendo a sus respectivos hilos narrativos, que ya de por sí son bastante liosos.

  • MEJOR MOMENTO

Por no elegir el final, que claramente es el mejor momento, haré referencia al momento en el que Eddy pierde una fortuna en la partida de poker y se va de la timba completamente aturdido y desorientado (me ha gustado el efecto de cámara) mientras suena I wanna be your dog de The stooges.

  • ¿QUÉ OPINARÍA TU CUÑADO?

Me gustaba esa época. Cuando los problemas se resolvían sin miramientos, como hombres y a la cara. ¿Que tengo un problema contigo? Te mato y aquí no ha pasado nada. No como en la dictadura de lo políticamente correcto en la que vivimos hoy y en la que no puedes levantar la voz sin ofender a veinte colectivos distintos.

La eclosión del cine de Quentin Tarantino en los años noventa generó una influencia indiscutible en multitud de directores posteriores. Guy Ritchie es, sin duda, uno de sus discípulos más reconocibles, y ha recogido estos influjos de la mejor manera posible: asimilando todo ese lenguaje, pero dotándolo de una personalidad y un espíritu propios. Y es que Lock, Stock and Two Smoking Barrels puede verse como una relectura de Pulp Fiction en la que su macguffin es la mayor prueba de todo esto, pues en vez de un maletín reluciente y lleno de dinero que hace que los personajes avancen en la trama, aquí tenemos una bolsa de deporte desvencijada y unos rifles envueltos en un saco de patatas. Una traslación del mundo de Tarantino al hábitat marrullero, desvergonzado y gañán del Londres de Ritchie.

  • ¿QUÉ DESTACAS?

Lock, Stock and two smoking barrels se levanta a través del estilo -con su montaje eléctrico y fracturado, su textura medio sucia pero atractiva, y su espectacular banda sonora- y de los personajes, una panda de borrachos incompetentes pero con mucha gracia y, sobre todo y trasladable a toda la cinta, con muchísimo carisma.

  • ¿QUÉ NO TE CONVENCIÓ?

Salvo algún momentillo de (intento de) comedia que quizás ha quedado un poco desfasado o falto de tempo (me refiero por ejemplo al disparo en el pelo al sicario norteño, que parece situarnos por un momento en una sucesión de gags demasiado paródicos), a la película no hay mucho que reprocharle. Lo único que puede jugar en su contra son las altas expectativas al enfrentarla, debido a los tintes de culto que ha adquirido a lo largo de los años, y a su gran consideración entre en público más general. Y es que no estamos ante una obra maestra, ni mucho menos, sino ante una cinta de robos y atracos, entretenida y muy macarra, que intenta ocupar su espacio en el género a través de su estilo único.

  • MEJOR MOMENTO

Podría elegir el hilarante desenlace de la historia, la secuencia del encuentro equívoco con Zorba, el griego de fondo, o incluso el divertidísimo momento en el que el grupo de atracadores son disparados en la jaula con pistolas de balines; pero, sin embargo, me quedo con el grandioso monólogo del personaje de Vas Blackwood, Rory, en el que dice:

¿Cómo fue que tus amigos casi muertos pensaron que me podían robar la hierba y después volvérmela a vender? ¿Es esto una declaración de guerra? ¿Es esto una broma de blancos que los negros no podemos entender?

  • ¿QUÉ OPINARÍA TU CUÑADO?

Buena película, sí señor. Lo que más me ha gustado ha sido la aparición de Vinnie Jones. Dios mío, ¡cómo he saltado cuando le he visto! No me lo podía creer. Además es el mejor puto personaje, ahí con su hijo a cuestas, enseñándole la realidad de la vida. Esto sí que era un futbolista de los de antes, no como los de ahora con tanto móvil y tanta cremita. El mejor perro de presa que he visto en mi vida. Siempre en mi equipo.

Aquí os dejo un vídeo de sus mejores jugadas. Vais a flipar.

https://www.youtube.com/watch?v=MmFKnDef9Pk

No he visto nada de Guy Ritchie. Hala, ya lo he dicho.

No, Snatch. Cerdos y diamantes tampoco. Creo que esto me confiere muy poca confianza de aquellxs que os hayáis dignado a leer mis líneas pero no adelantemos acontecimientos porque también diré que me ha picado el Guysanillo –merezco la muerte por este chascarrillo, no opondré resistencia- y continuaré viendo su filmografía.

Hay que admitir que Ritchie parece tener un talento “especial” para las historias de gánsteres. ¿Por qué especial? Porque parece poseer un toque distinto que no solo consigue a base de un guion repleto de humor negro sino también con unos personajes originales que encierran un sinfín de matices. Todo ello aparta a Lock & Stock de ser una película más neo-noir sobre la mafia como sí lo podrían ser Uno de los nuestros o Los intocables de Eliot Ness.

Los personajes se van, poco a poco, entremezclando con una serie de situaciones que van empeorando por momentos dando como resultado una sucesión de giros con consecuencias tan irrisorias como inesperadas. De esta manera entiendo que quiere huir del aspecto convencional y “naturalista” para acercarse al surrealismo.

Dicho esto. Lock & Stock no deja poso alguno en mí, más allá de algún detalle que recordaré en un futuro, y simplemente me parece correcta –seguro que vuelvo a merecerme la muerte por esto-. No es una mala película pero tampoco considero que sea destacable. Lo siento Guyliebers.

  • ¿QUÉ DESTACAS?

El final. Qué bueno.

Y las escenas basadas en sucesiones de planos vertiginosos, donde se mezclan la cámara lenta tarantiniana con la rápida, rozando el ritmo y la apariencia del videoclip –me recordó muchísimo a Danny Boyle-.

Todas ellas hacen que la película me atrape y no despegue, ni un segundo, la vista de la pantalla.

  • ¿QUÉ NO TE CONVENCIÓ?

Mira, tengo que decirlo, LOS CHISTES, LAS BROMAS, LAS BURLAS. Que, de verdad, os prometo que soy una persona con sentido del humor pero por este no paso. La típica película que solo te ríes si estas con más personas por aquello de la presión social y las neuronas espejo.

Yo la vi acompañada.

Y NADA.

  • MEJOR MOMENTO

Cuando van caminando por la calle y sale del bar un personaje en llamas. Una escena que, a priori, parecía un simple gag cómico, conforme avanza la historia cobra sentido. Sigue siendo un gag pero con un sentido detrás, una explicación, aunque pequeña, en la trama.

  • ¿QUÉ OPINARÍA TU CUÑADO?

Qué disfrute viendo a Vinnie Jones, el puto Vinnie Jones, haciendo el papel de su vida. No porque sea bueno sino porque hemos visto que su violencia traspasa el campo de fútbol y no solo machaca delanteros.

Puto fiera.

A %d blogueros les gusta esto: