Amanece, que no es poco

José Luis Cuerda (1989)

 

Puedo entender que esta película tenga sus detractores, hay sketches que no tienen por qué hacer gracia, las actuaciones son mediocres, el argumento es más bien escaso y en general puede rallar el absurdo, pero jamás lo compartiré. Amanece que no es poco es una obra maestra, no solo lo digo yo ni mucho menos. ¿Que por qué? Por lo obvio. Es puro ingenio. Es de lo más original que hemos visto en el cine español, es inteligente, es surrealista. Se puede ver mil veces y no dejar de sorprenderse.

José Luis Cuerda critica multitud de españolismos: el racismo, el catecismo, la religión, el centralismo, las costumbres cutres o las instituciones de poder. Porque no me podéis negar que pocos finales hay a la altura de la Guardia Civil disparando al amanecer y gritando “me cago en el misterio”. Y es que ha llevado lo folklórico hacia la cultura popular. No hay un solo minuto que pueda entenderse fuera de España, ni siquiera el título. Cuerda consigue plasmar nuestra identidad patria alabando el costumbrismo y sin desprestigiarnos. Yo es que es ver esta película y sentirme muy española y mucho española. Ahora solo quiero hacerme la ruta albaceteña de Amanece que no es poco.

Aunque los que he mencionado arriba no son los únicos temas que toca este film. Se podría debatir entorno a los límites del humor (las elecciones a putas y adúlteras, Ngé, el ahorcamiento del alcalde…) si bien es cierto que me sobran por exageradas algunas escenas (se me ocurre, por ejemplo, el feminicida). En fin, me quedo con lo bueno y con la alegría de saber que el humor ha evolucionado. Y no puedo irme sin comentar los temazos que se cantan en la escuela, causan admiración.

¿Y por qué he elegido Amanece, que no es poco? Quería hacer un homenaje al recién fallecido director. No, la verdad es que se murió justo después de que la propusiera, así que aquí queda para la historia del club del cine esta casualidad. La realidad es que amo esta película desde los tiempos del tuenti, tenía en mi perfil colgado el vídeo de las ingles. Llevo más de un año intentando hacer que Enrique R vea esta película y recomendarla en el club del cine es la única manera que he encontrado de conseguirlo. Y seguro que al desagradecido ni le ha gustado.

Ahora comprendo perfectamente las palabras de Guillermo L. cuando me dijo que mejor se esperaba a la siguiente para incorporarse de nuevo al club. Dos visionados en poco tiempo pueden ser mortales. Pues me comentaba que no había hecho un amago de reírse en toda la película. Yo si me he reído en un par de ocasiones pero la verdad es que me ha resultado bochornosa y sin gracia en la mayoría. Ademas, una vez que el rollo no te convence estas perdido porque la película solo ofrece un registro de principio a fin. Lo mas entretenido para mi, no digo mas, ha sido hacer el típico cotilleo de que joven estaba este o esta otra.

Por poner la nota positiva, entreveo lo que sería en su momento una critica mordaz a la sociedad a través de la deformación exagerada y el ridículo. Y mucho del humor tiene mas fondo del que aparenta, lástima que me sienta totalmente desconectado.

Por cierto algunos gags me parecen una auténtica sobrada, me han recordado a Family Guy, lo que imagino que sería innovador en su momento.

No quiero yo sacar a relucir que entre nosotrxs tenemos un Nostradamus, PERO LO TENEMOS. Sin querer hemos hecho nuestro propio y humilde homenaje a Cuerda así que no puedo evitar sentirme mal por la crítica que se avecina. Ufffff.

Voy a empezar por lo positivo: los actorazos. ¿Algo más? Sí. La primera escena. El cura en la iglesia en su sermón de cada domingo y al final el pueblo entero aplaudiéndole. Pero ahí se queda. Bueno, alguna escena más también consiguió arrancarme alguna carcajada.

Pero ya está. Amanece que no es poco me parece una retahíla de sketches que sí, tienen sentido y están hilados peeeeero.. No era la primera vez que la veía y sigo sacando las conclusiones que saqué aquella vez tras preguntar a conocidxs sobre ella. Y es que creo que es una película que le encanta a la generación anterior a la nuestra –considerando que somos millennials-. Quizá he sido algo atrevida pero estoy ansiosa por descubrir si mis compis siguen la norma o no.

Eso sí, creo firmemente que no me gusta porque me dejo cosas, porque no profundizo o no la entiendo. No me considero idiota pero no le veo otra explicación. Sinceramente Amanece que no es poco me parece la nada y el todo; la nada porque ni fu ni fa y el todo porque una parte de mí cree que dentro de unos años esta película le va a flipar. Supongo que es el extraño caso de cuando quieres que algo te guste. Quizá, con esto, estoy dándole la razón a la película porque si de algo todxs somos conscientes es de su manera de reirse del paletismo generalizado.

Mi plan para esta crítica era escribirla de forma absurda e inconexa y terminarla con “¿Habéis entendido algo de este texto? Pues yo tampoco de la película.”

Pero esto, además de pedante, me ha parecido más difícil de lo que aparentaba cuando se me ha ocurrido. Así que tengo que concederle a la película el mérito de mantener cierta coherencia aun cuando está formada por decenas de escenas absurdas totalmente desconectadas entre sí.

También aplaudo, como siempre hago, la originalidad de la propuesta. Te podrá gustar más o menos, pero al menos no es algo que puedas encontrar en otras películas. Respecto a esto, he tenido muchas veces la tentación de referirme a ella como surrealista, pero hace unos días me enteré que Jose Luis Cuerda rechazaba ese término y encuadraba su obra en el “costumbrismo y absurdo”.

Según él, “el surrealismo no se puede dar en el cine porque el surrealismo no se planifica y el cine sí”. La cita es de Joaquín Reyes citando al propio Cuerda, así que no sé cómo de exacta será. Pero lo mismo me da, porque total, no la entiendo. Quien quiera escuchar más, que se ponga el último programa de La lengua moderna, que ahí tiene la charla. Ahí o en casi cualquier medio, que con esto de que ha muerto le han hecho especiales en todos lados.

Precisamente a partir de su muerte he escuchado todo tipo de alabanzas a este hombre y en especial a esta película, así que me puse a verla con mejor predisposición de la que llevaba inicialmente, que no era mucha.

El caso es que hasta que he entendido la absurdez de la propuesta todo me ha causado bastante rechazo, especialmente el desfile de actores que ya conocemos de todas las películas y todas las series españolas de los últimos veinte años. ¿En serio otra vez Diego Serrano?

Su estructura, formada por una sucesión de sketches uno detrás de otro sin ninguna linea argumental que los conecte no sé si me gusta o me aburre. Por un lado no te mantiene enganchado a una trama, pero por otro tiene esta cosa de que aunque te esté aburriendo la escena que estás viendo, la siguiente puede ser algo totalmente diferente que te guste. En ese sentido, tiene algo de millenial. Tiene la inmediatez de twitter o instagram de ir pasando de un contenido a otro indiscriminadamente, y alguno se lleva tu like y alguno (la mayoría) no.

En cuanto a los sketches, sí que hay algunos que disfruto e incluso me hacen gracia al apreciar la crítica que hay detrás, pero con muchos otros me queda la sensación de que simplemente no los estoy entendiendo y su contenido queda eclipsado por la absurda fachada, como toda la trama de los hombres-árbol. O igual es que algunas cosas son absurdas y ya está, no sé. Sea como sea, la mayoría no me gustan. Hay unos pocos, eso sí, que me han recordado a solocomedia (no olvides el punto com). Tienen un humor similar, aunque no tan refinado. Recordemos que los videos de Ángel, Rober y Alberto son la cima del humor en España.

En definitiva, me alegro de haber visto este clásico del cine español, pero esperaba más. Al menos ahora puedo criticarla con conocimiento, que al fin y al cabo es casi lo único que me aporta este club con el 80% de las películas que vemos.

One thought on “Amanece, que no es poco”

Comments are closed.

A %d blogueros les gusta esto: